Aunque Mercedes ha modernizado e invertido en sus plantas nacionales, la expansión más significativa de la producción ha tenido lugar fuera de Alemania

 Mercedes-Benz cuenta con tres fábricas de automóviles en Alemania - Sindelfingen, Bremen y Rastatt - y dos plantas de furgonetas - Düsseldorf, la planta principal del Sprinter, y la de Ludwigsfelde, cerca de Berlín, que se ocupa de las ediciones y conversiones especiales. Todas estas fábricas han sido testigo de una fuerte inversión en los últimos años, al igual que las demás plantas de la empresa en Alemania que fabrican motores, transmisiones, componentes del chasis y de estampación - como por ejemplo los 170 millones de euros invertidos en 2016 en la fábrica de Kueppenheim en la nueva línea de prensa Schuler de seis etapas para la carrocería. Además, la producción de vehículos sigue aumentando en Hungría y para respaldar el aumento de la producción de vehículos en Hungría y Alemania Mercedes añadirá una planta de motores en Polonia, que debería entrar en funcionamiento en 2019 tras una inversión de alrededor de 500 millones de euros.

Aunque Mercedes ha modernizado e invertido en sus plantas nacionales, la expansión más significativa de la producción ha tenido lugar fuera de Alemania; es un proceso continuo y a pesar de los temores sobre una posible desaceleración en la recuperación de los mercados europeos de automóviles, a finales de julio de 2016 Mercedes confirmó una segunda planta de vehículos para Hungría. En la actualidad Mercedes produce 180.000 vehículos al año en la planta de Kecskemet, entre ellos la Clase B de tracción delantera y el CLA en los formatos sedán, familiar y shooting brake. Mercedes añadirá ahora una instalación para fabricar vehículos de tracción delantera y trasera, en lo que la compañía dice que va a ser una fábrica digital altamente flexible, construida de acuerdo a los principios de la Industria 4.0, el protocolo para la fábrica del futuro. Mientras que las modernas tecnologías de producción automatizada estarán en el centro de esta nueva planta, también añadirá otros 2.500 puestos de trabajo a los 4000 que ya cuenta la empresa en el país.

Mercedes-Benz Vito, Produktion, Werk Vitoria ; Mercedes-Benz Vito, production, plant Vitoria;

La de Vitoria, España, es la primera planta de la red Mercedes que utiliza la tecnología LED para llevar a cabo la inspección automática de la pintura

Es demasiado pronto para decir que modelos se fabricarán allí, pero parece probable que serán variantes de modelo basadas en la plataforma MFA, al igual que la Clase B y los CLA que ya se fabrican en Hungría, así como modelos basados ​​en la plataforma MRA de tracción trasera de Mercedes. La nueva planta de Kecskemet, al igual que la planta existente, operará en estrecha cooperación con las plantas de Mercedes en el sur de Alemania y utilizará una muy similar base de proveedores en la región. Para cuando la nueva planta entre en funcionamiento se habrán invertido 1.500 millones de euros en las operaciones de Mercedes en Hungría.

También hay una red de operaciones de montaje CKD en Asia, sobre todo en la India y Vietnam, mientras que la clase V se reensambla con piezas de fabricación española en Ladson, Carolina del Sur, y se vende como el Metris en América del Norte. No se debe descartar la fabricación completa del Metris en los EE.UU. a largo plazo; para el Sprinter se adoptó la vía del desensamble y reensamble en los primeros años de su venta en los EE.UU. - y, como se señala más adelante, se está moviendo hacia una nueva planta de fabricación completa.


Mercedes también utilizó la fabricación por contrato para impulsar la producción cuando sus propias plantas eran incapaces de satisfacer la demanda. Ha expandido gradualmente su red mundial de producción para reducir su dependencia de Alemania, equilibrar las cuestiones del tipo de cambio y evitar los aranceles punitivos


Mercedes también utilizó la fabricación por contrato para impulsar la producción cuando sus propias plantas eran incapaces de satisfacer la demanda. Por ejemplo en 2012, Mercedes subcontrató a Valmet, en Finlandia, la producción de 100.000 vehículos de la Clase A por un período de cinco años; este contrato finaliza en 2016 y será reemplazado por la producción de algunos SUVs GLC debido a las limitaciones de capacidad en Bremen. Valmet ha instalado 250 robots ABB en un importante programa de modernización para producir el GLC desde principios de 2017, en lo que se considera la mayor implantación de robots en el sector de la fabricación de Finlandia. El venerable G-Wagen todavía lo fabrica Magna Steyr en Austria, mientras que AM General monta en South Bend, Indiana, alrededor de 12.000 crossovers familiar-monovolumen de la Clase R, que sólo se venden en China. Esta planta fabricó los vehículos militares Humvee originales; la producción de la Clase R se trasladó desde de la planta de Tuscaloosa para que ésta pudiese concentrarse en la Clase C y los SUVs. Mientras que la demanda china justifica la producción continua de la Clase R, los volúmenes no justifican los costes del envío de las herramientas y equipos de producción dedicados a China. Mediante una empresa conjunta con Nissan, los Clase A, CLA y GLA - y probablemente otros derivados - se producirán en una nueva instalación de Nissan en Aguascalientes, México; se espera que los modelos Infiniti, también basados ​​en la Clase A, empiecen a salir de esta línea a principios de 2017, y los modelos de Mercedes un año más tarde.

Este análisis se centra en la recientes inversiones y ampliaciones de las distintas plantas de Mercedes fuera de Alemania y Hungría, y se concentra en las instalaciones de fabricación completa, en lugar de las numerosas instalaciones CKD en Asia.

EspañaEn Vitoria se han fabricado vehículos durante más de 60 años. Auto-Unión era la propietaria de la planta en los años 50 y Mercedes se hizo cargo de ella en 1981. En el último año se ha realizado una importante nueva inversión en la planta que fabrica las furgonetas convencionales (Vito) y las versiones de pasajeros (Viano/Clase V), este último cada vez más utilizado como taxi en Londres y París en particular, y como minibuses premium para ejecutivos en todo el mundo. La fábrica es una planta global que suministra a mercados de todo el mundo, además de ser la planta principal para la producción de Clase V para China. La inversión total en España para los nuevos modelos es de 190 millones de euros, invirtiéndose 41 millones de euros en 2016 para ampliar las secciones de carrocería, pintura y la línea de montaje final; en octubre entrará en funcionamiento un tercer turno para aumentar la producción diaria a 660 vehículos, frente a los 540 del actual sistema de dos turnos. La producción anual podría llegar a 137.000 unidades.

El incremento de la capacidad de producción en España no ha estado exento de problemas; el sistema flexible de turnos que Mercedes está implantando, con turnos que varían de cinco a diez horas dependiendo de las fluctuaciones de la demanda, no ha sido acogido de buen grado por los sindicatos. Otro aspecto interesante de la inversión en la planta es que Mercedes ha contratado a DHL toda la logística interna, que incluye la entrega de componentes a la cadena de montaje; y en cuanto a la tecnología de fabricación, la de Vitoria se considera la primera planta de la red Mercedes en utilizar la tecnología LED para llevar a cabo la inspección automática de la pintura.

 SudáfricaLa fábrica de Mercedes en East London ha suministrado desde el inicio de los años 2000 los modelos de la Clase C al mercado local, gran parte del resto del África subsahariana y otros mercados del hemisferio sur. En ese momento la fábrica pasó del montaje básico CKD a ser una planta de fabricación completa. Desde entonces la capacidad se ha mantenido en las 60.000-70.000 unidades anuales. La fábrica ha sufrido conflictos laborales periódicamente, con las resultantes amenazas ocasionales de que Mercedes se retiraría del país. Sin embargo en 2013, después de otro estallido de descontento laboral, Mercedes asignó una inversión de 302 millones de dólares para la producción de la última versión de la Clase C. También se comprometió a añadir un tercer turno y aumentar la capacidad anual de la planta a 100.000 unidades.

El gobierno de Sudáfrica describió en 2014 esta ampliación como la mayor inversión individual realizada por una empresa automovilística en el país desde que el Programa de Inversión Automotriz se inició en 2009. La expansión en East London ha supuesto la creación de 550 nuevos puestos de trabajo en la planta, y más en la cadena de suministro; 10 nuevos proveedores se adjudicaron contratos para los nuevos modelos, tres de los cuales realizan entregas de forma secuenciada. La mayoría de estas operaciones son filiales de grandes empresas internacionales, incluyendo a IAC, que construyó una nueva planta de interiores para abastecer a la fábrica de Mercedes.

Dos años más tarde ya se podía deducir el éxito de esta inversión en base a las declaraciones del CEO local de Mercedes indicando que podrían adjudicarse más contratos de producción a la planta de East London, así como el inicio de la producción local del C350e, una versión enchufable híbrida de la Clase C. La instalación del equipo especializado para el montaje de vehículos híbridos y el ajuste de la cadena de suministro internacional para respaldar la operación confirman la centralidad de la planta sudafricana en los planes globales de fabricación de Mercedes a largo plazo. Además, y en contraste con la situación en Brasil tal y como se señala más adelante, se espera que Mercedes amplíe la producción de su planta hermana de camiones en el país para aprovechar la creciente demanda regional de vehículos comerciales.

Además de suministrar los sedanes de Clase C al mercado local, la fábrica de East London exporta un número considerable de modelos a los mercados de todo el mundo con el volante a la derecha, tales como Australia, Nueva Zelanda y Japón. También se han enviado algunos modelos de la Clase C al Reino Unido cuando la capacidad de Alemania ha estado plenamente utilizada, remarcando la flexibilidad de esta planta y su integración en la red de producción de Mercedes.

Estados UnidosLa planta de Tuscaloosa en Alabama fue la primera planta de fabricación completa de Mercedes fuera de Europa y comenzó su producción en la década de 1990 con la primera generación del SUV Clase M; ahora produce el GLE (el sucesor de la Clase M) y el GLS de mayor tamaño, así como la Clase C, el modelo más global de Mercedes que se produce en cuatro continentes. La planta de Tuscaloosa inició su andadura con 70,000 unidades al año, y ahora cuenta con una capacidad de 300.000 unidades anuales. La reciente incorporación de la Clase C y la ampliación de la gama SUV en la planta han dado lugar a un nuevo flujo de proveedores y la expansión de los ya existentes cerca de la fábrica: Toyota Boshoku abrió una nueva planta de interiores en 2015, Metalsa está ampliando una planta existente para producir componentes estructurales conformados en caliente, la india SMP (que se hizo cargo de las operaciones de la antigua Peguform) está construyendo una nueva planta para los parachoques y paneles de las puertas, y Eissmann está ampliando una instalación existente de componentes de interior y módulos de la palanca de cambios.

La planta de Charleston, Carolina del Sur, es la segunda planta de vehículos de Mercedes en los EE.UU., y se están invirtiendo en ella 500 millones de dólares. Una instalación separada en Ladson, Carolina del Sur, es la responsable del reensamblaje local de la Clase V, que se conoce como el Metris. Además, hay una planta de empresa conjunta con Nissan en Decherd, Tennessee, que produce motores Mercedes - con una línea de montaje diseñada por Nissan - para los vehículos Clase C e Infiniti Q50 de fabricación estadounidense; los bloques, cabezales y cigüeñales para estos motores se importan desde Alemania

ChinaTras haber estado fabricando modelos de la Clase C y la Clase E para el mercado local desde hace algún tiempo, en 2015 Mercedes añadió la producción de los GLA y GLC a su planta de empresa conjunta Beijing Benz. Su capacidad de producción es de más de 250.000 unidades al año. Cuando se inició la producción del GLC en octubre de 2015, Mercedes anunció que China se había convertido en el mayor mercado para los dos modelos SUV de la marca. Cabe destacar que el GLC cuenta con cerca del 60% de contenido local chino, incluyendo los motores de 4 y 6 cilindros de fabricación china. Los sistemas y equipos implantados en la instalación de Pekín para la Clase C son análogos a los de la planta de Bremen e incluyen más de 800 robots en la sección de carrocería. La producción en Pekín del GLA y GLC se inició en 2015, y la de la versión más reciente del modelo Clase E LWB comenzó en junio de 2016; Pekín es el único lugar donde se fabrica la versión LWB. También cuenta con una planta de empresa conjunta en Fujian, China, que comenzó a producir la nueva Vito en 2016 tras el inicio de su fabricación en España.

BrasilEn marzo de 2016 entró en funcionamiento otra planta de automóviles, produciendo modelos de la Clase C en una nueva línea de montaje de Mercedes en Iracemápolis, cerca de Sao Paulo. Desde finales de este año también producirá el GLA SUV. Es una planta pequeña, con una capacidad inicial de tan sólo 20.000 unidades al año, con una inversión de 600 millones de reales (167 millones de dólares). Inicialmente fabricará 12.000 unidades anuales mediante un sólo turno de producción. Por ahora Mercedes sólo venderá la producción brasileña a nivel local; a largo plazo es posible la exportación, pero dependerá de los tipos de cambio. JLR ha adoptado una política similar para su nueva planta brasileña, pero BMW ha decidido incluir las exportaciones del X1 en su fábrica en Brasil. BMW comenzó a enviar vehículos de BMW Brasil a EE.UU. en julio; es poco probable que Mercedes exporte a EE.UU. desde Brasil a corto plazo, ya que los modelos que fabrica en Brasil ya se fabrican, o pronto lo harán, en EE.UU. o México para el mercado de América del Norte. Sin embargo, a partir de un pequeño comienzo vendrán sin duda mayores retos para Mercedes Brasil, ya que según Markus Schaefer, miembro de la junta para la fabricación y logística de Mercedes-Benz Cars, la planta se ha diseñado para fabricar cualquier modelo de la plataforma Mercedes, ya sea de tracción delantera, trasera o incluso a las cuatro ruedas, y con motores de montaje transversal o longitudinal. Añadió que ninguna otra planta del grupo era tan flexible.

Mercedes-Benz Werk Kecskemét: Produktion CLA Shooting Brake, Rohbau ; Mercedes-Benz Kecskemét plant: CLA Shooting Brake production, body shop;Mercedes produce 180.000 unidades al año en la planta de Kecskemet, entre ellos la Clase B de tracción delantera y el CLA en los formatos sedán, familiar y shooting brake

La fábrica brasileña ha comenzado mediante la producción de vehículos de una forma que se sitúa entre la fabricación completa y el montaje CKD. El objetivo es pasar a la fabricación completa tan pronto como sea posible. Inicialmente, las carrocerías de la Clase C llegan a Brasil soldadas y pintadas (al igual que en la fábrica de JLR en Brasil). Sin embargo, cuando se comience a producir el GLA más adelante en 2016, las secciones de soldadura de la carrocería y de pintura - para ambos modelos - estarán operativas, al igual que varios proveedores locales adicionales. Los componentes de estampación para la carrocería se seguirán importando de Alemania, dado que los bajos volúmenes no justifican la instalación de prensas en Brasil y, ciertamente, no justifican el coste de tener un conjunto duplicado de herramientas de prensa. Algunos de los principales trabajos de subensamblaje también se han contratado a proveedores; por ejemplo, la operación brasileña de ZF ensambla el motor, las transmisiones, el radiador y los ejes en una planta a 130 km de la fábrica de Mercedes, realizando el personal de ZF dentro del complejo de Mercedes el trabajo de acabado de estos ensamblajes. Varios otros proveedores también se han adjudicado contratos para suministrar a esta planta, como Lear que ofrece asientos totalmente ensamblados.

Mientras que la producción brasileña de automóviles y SUVs parece ser boyante y estar progresando adecuadamente, la situación no es tan positiva para las operaciones de camiones de Mercedes; a finales de mayo de 2016, 1800 trabajadores de la planta de camiones y autobuses de la empresa en Sao Paulo fueron puestos en licencia remunerada por tiempo indefinido, mientra la empresa busca 2.000 retiros voluntarios debido a la disminución de la demanda de vehículos comerciales.

Para concluirDurante muchos años, Mercedes ha fabricado la gran mayoría de sus vehículos en Alemania y los ha exportado al resto del mundo. Sin embargo, a fin de reducir su dependencia del alto coste de Alemania, equilibrar las cuestiones del tipo de cambio y evitar los aranceles de importación de vehículos terminados a menudo punitivos en muchos mercados, Mercedes ha expandido gradualmente su red de producción global. Con más de 250.000 vehículos fabricados tanto en EE.UU. como China, más de 100.000 tanto en España como Sudáfrica, y los más de 300.000 que pronto se fabricarán en Hungría, Mercedes ya se está acercando al millón de vehículos anuales fabricados fuera de Alemania; y pronto superará ese umbral, una notable transformación que no muestra signos de detenerse.

Topics